Posts in Category: TV

CSI Miami

En un episodio de CSI:Miami que vi hace poco (no me pregunten cual, era una reposición y no pienso investigar) Horatio tiene que investigar el asesinato de un ladrón de prostitutas. Entre los testigos interrogados, se encuentra una víctima de los latrocinios del finado que, sin embargo, no ejerce de meretriz; tan solo había sido infiel a su marido. Cuando H. vacila en dejarla en libertad la mujer argumenta que eso no es ningún delito, a lo que Horatio responde:

-Técnicamente no.

¡Sí señor! ¡Con un par! Al contrario que sus colegas de Las Vegas, Horatio es honesto y no manipula al espectador. La moza ha pecado contra el sexto mandamiento y si no la enchirona es sólo por un mero tecnicismo. Aaaah… Lástima de civilización que nos ha retirado la lapidación.

Y es que en CSI:Miami todos los personajes, del primero al último, son iguales. Como dioses arropados por el manto de la ciencia juzgan y desprecian cualquier tipo de comportamiento que se salga del tradicional de la familia WASP de clase media. Estudiar, conseguir un trabajo honrado, formar una familia, follar dentro de la santidad del matrimonio y siempre en la postura del misionero. Desviarte de cualquiera de estos parámetros, aceptar que la sociedad evoluciona y adquiere otros hábitos está totalmente fuera de lugar y debe ser castigado.

Por cierto, entre ladrones, madames, prostitutas y adúlteras… ¿adivinan quien resulta ser el asesino?

Cita: Galactica (spoilers ahead)

Lugar, Enfermería de la BS Galactica
Tight: Necesito un trago.
Dr. Cottle: Ahí tienes, esto es lo siguiente mejor.
Enfermera: Son demasiados fumando cerca de una mujer embarazada.
Dr. Cottle: Sobrevivirá.

Menudo pedazo de incorrección política se marcan en el último episodio de Battlestar Galáctica (S04E12, The disquiet that follows my soul). Me encanta.

Las promos de House

Lo que tiene no ver la tele. Ha tenido que ser a través de la Chica de la tele que me encontrase con estas promos de House que está emitiendo Cuatro. Los más jóvenes apenas se coscarán del chiste, pero para los treintañeros como yo, que crecimos con El Equipo A y El Coche Fantástico, y no en las reposiciones mal programadas de Antena 3 y Tele 5, sino en sus emisiones de sobremesa del fin de semana, es impagable. Van todas porque no sé con cual quedarme.

Sí, yo era de los que no les dejaban ver Dallas por que tenía dos rombos.

Decesos: Neal Hefti

¿Que no sabes quien es Neal Hefti? Aprecia su obra maestra por la que será recordado todos los tiempos. [Vía]

Moralinas

Una de las cosas que más me molestan de determinadas series yanquis es el absurdo moralismo retrógrado que tratan de imponer al espectador. Casos como CSI, en sus tres sabores pero con Miami a la cabeza, revuelven el estómago cuando ves a sus protagonistas juzgando el comportamiento de los involucrados en el episodio correspondiente. A veces, como en el caso del episodio Mestizaje de la serie Sin Rastro (averigüen uds. la temporada si les apetece), lo que me producen es hilaridad.

El hijo único de un matrimonio desaparece y los chicos de Jack Malone tienen que encontrarlo. Antes de recibir una nota de rescate sospechan de un jardinero y de la madre. ¿Los motivos? El infeliz del jardinero en cierta ocasión devolvió al chaval su pelota y tenía una colección de Transformers en su casa. La atrevida de la madre, por su parte, había zarandeado a su hijo en público cuando este estuvo a punto de ser atropellado por cruzar la calle sin mirar. Según estos criterios a mi hermana deberían haberla encerrado hace ya años. En cuanto a mí…

…yo, a Guantánamo de cabeza, supongo.

¿Perdidos sin Lost?

FringeDespués del impresionante final de temporada de Perdidos, y sabiendo que no regresará hasta el 2009, muchos andarán desesperados pensando en como llenar el hueco que dejará en otoño. Parece que Abrahams ha pensado en ellos y tiene previsto estrenar nueva serie: Fringe, una especie de combinado entre su serie estrella y Expediente X. Así, Fringe nos narra la investigación de unos agentes del FBI sobre un caso más o menos… ¿Cómo decirlo? ¿Peculiar? No, raro. El aterrizaje de un avión con todos sus pasajeros y tripulación muertos. Naturalmente, no se tratará de un caso aislado y los investigadores se encontrarán con una conspiración a destapar.

Perdidos me encanta, lo reconozco, pero sus otras creaciones ya no. Ni Alias ni Felicity me han interesado nunca lo más mínimo (en el mejor de los casos) y Monstruoso… Aun así, siempre es interesante ver la visión que tiene que ofrecer y, si ha aprendido algo de Perdidos, quizá esta vez sepa dosificar mejor los enigmas y sus resoluciones. Lo podremos comprobar el 26 de agosto. [Vía]

Diversión dominguera

Un par de vídeos que me han enviado por correo electrónico. No se si es algo similar a las tomas falsas o si realmente salieron por televisión, aunque teniendo en cuenta la calidad de estos “concursos” no me extrañaría nada. Se trata despistes o ignorancia de los concursantes que provocan situaciones cómicas, acentuadas en este caso por la simpatía del presentador, Carlos Sobera y la habilidad de los montadores al hacer la recopilación. Yo me he descacharrado con ellos.

Enlace al primer vídeo
Enlace al segundo vídeo

El Chevy marchoso

Nunca me gustó demasiado el anuncio del Citroen C4, ese del coche transformer que se marca unos pasos de break-dance. Pese a estar bien resuelto técnicamente, no le veo la maldita gracia; de hecho, me parece una gilipollez supina. Lo peor del asunto es que a mi familia sí le hace gracia y casi siento vergüenza ajena cada vez que sale el tema. Lo sé, es todo cuestión de gustos, pero no puedo evitar sentirme rodeado de un montón de frikis (cuando se supone, aunque tampoco sea cierto, que la cosa es al revés).

Del dichoso anuncio han salido varias parodias, como ésta, que tampoco me han hecho mucha gracia, por lo obvias que son. Sin embargo, este anuncio que se ha marcado Chevrolet para promocionar su Aveo sí me ha hecho gracia. Para que se vea que el tema es únicamente cosa de gustos, no entiendo el por qué me gusta, ya que el chiste es igual de fácil que en cualquier otra parodia. Vamos, que es el chiste que harías en cualquier conversación de bar. Y quizás sea por eso, y por que, además, está bien hecho (la actuación del dueño del coche es genial). [Vía]

Serenity

Suerte que no soy un obsesionado de estas cosas y la mayoría de las que tengo suelen ser curiosidades del Cadena 100, porque si no me iba a arruinar. Hace poco me libré de comprarme un Tintín de escayola gracias a que ya estaba vendido y ya estaba buscando una excusa para comprarme una escena de La oreja rota. A lo que no pude resistirme es a esta miniatura de la Serenity, sobre todo sabiendo que hay individuos por Santiago adelante que, si la llegan a ver antes, no se iban a pensar dos veces el quedarse con ella.

Ver álbum de Flickr

El decepcionante final de Life on Mars

Life On MarsNo entiendo tantas buenas críticas que ha recibido esta serie británica. Vale, es entretenida, pero tampoco es como para echar cohetes y sus principales virtudes, el enigma, su longitud y que finaliza me parecen totalmente inexistentes.

Un resumen breve para los que no conozcan la serie: Sam Tyler, Inspector Jefe de policía, sufre un accidente y despierta en el año 1973, degradado a inspector y trasladado a una comisaría de métodos más bien cuestionables. Se plantean entonces tres hipótesis que no se dejan de repetir en la cabecera de cada episodio: que Sam esté loco, en coma o realmente haya viajado en el tiempo.

A partir del episodio inicial la serie se estanca, convirtiéndose en una sucesión de casos que Sam tiene que resolver sorteando la brutalidad de su jefe, Gene Hunt, y su equipo, como si en nuestra época los policías fuesen unos santos. Al mismo tiempo, Sam tiene alucinaciones que conducen a la conclusión de que está en coma, descartando las otras dos posibilidades, pero no hay una progresión en la trama. Algunas tramas tienen relación con el pasado de Sam, pero no se aprecia en ningún momento que Sam está más cerca de la curación, o el motivo por el que ha elegido esa fantasía (obviemos que en un coma no se sueña). Por no haber, no hay ni siquiera un viaje iniciático en el que Sam aprenda algo. Luego la serie está alargada innecesariamente unos 12 episodios.

Esta situación se mantiene hasta el penúltimo episodio, con la aparición del personaje de Frank Morgan. Éste aportará indicios de avance en la trama que se resuelven en el episodio final, un episodio que vuelve a plantear la hipótesis de la locura de Sam que no se sostiene por ningún lado. Narrativamente se cometen tres errores. Por un lado se ha incidido demasiado tiempo en las alucinaciones referidas al coma como para que, a esas alturas, el espectador se plantee siquiera otra posibilidad. Además, hemos visto a Sam en nuestra época (un error típico que han cometido también producciones como Matrix o Doce monos) y ha hecho muchas referencias a sucesos futuros (adoptar el nombre de Tony Blair o afirmar que una mujer será Primera Ministra y similares) como para que el truco funcione.

El final es, además de precipitado, sensiblero y facilón. Un insulto a la inteligencia del espectador a quien se le supone incapaz de aceptar un final más acorde pero menos “bonito”. Si realmente quieren disfrutar de esta serie veanla en este orden: primero el primer episodio, por eso de saber cómo empezó todo; luego el segundo, por si quedan dudas de que Sam pueda estar en coma; salten entonces al final de la serie y vean los dos últimos episodios. Así, una vez liberados de la necesidad de conocer cómo termina la serie podrán disfrutar de doce episodios de una serie policiaca más, bastante entretenida pero nada más que eso.